Experiencia profesional


Juan Carlos Domínguez

Matrón

Nací en Talavera de la Reina, ciudad en la que estudié enfermería en la Universidad de Castilla La Mancha. Encadené varios trabajos cerca de mi ciudad como enfermero pero pronto caí en la cuenta de que había un área de esta profesión que me llamaba mucho la atención. Dicho y hecho, compagine mi trabajo con el estudio para llegar a ese objetivo que me había propuesto.

Ese objetivo no era otro que el de ser matrón, y es que, ¿puede haber algo más bonito que ayudar a traer vida a este mundo? Sinceramente, no lo creo.

Y, para ser matrón había que hacer un examen, el famoso y temido examen EIR (Enfermero Interno Residente) cuyo aprobado da acceso a dos años de formación de una especialidad de enfermería. En mi caso lo tenía claro, enfermería obstétrico-ginecológica, tambíen conocida como matrona.

Tras largas horas de estudio aprobé esa meta llamada EIR y conseguí plaza en Ávila, ciudad a la que estaré siempre agradecido por acompañarme en esos dos años de formación. Después de formarme, en 2018 empecé a trabajar en el Hospital Rey Juan Carlos (Mostoles) compaginándolo con otros hospitales como el de Toledo o Navalmoral de la Mata. A su vez tambíen he podido ayudar a las mujeres en el ámbito de la atención primaria por diversos pueblos de la geografía madrileña. Horas de viajes y desplazamientos que merecen la pena. Experiencias para continuar llenando la maleta de aprendizajes.

Durante este tiempo he continuado formándome en  diversas áreas de esta profesión, en particular en la preparación física de las futuras madres, como buen aficionado al deporte y la nutrición que soy.

Y llega 2019 con este nuevo proyecto que aparece en mi vida, con el Hospital QuironSalud Madrid como marco y con María Cantos y Agnieszka como enlaces para iniciar esta aventura. Ilusión, esfuerzo y trabajo para seguir acompañando a madres, parejas y familias en ese momento único e inigualable como es la maternidad y el parto.